Escuela para señoritas Al Rawabi, Bullying y machismo

Escuela para señoritas Al Rawabi

escuela para señoritas al rawabi

La serie de Netflix, Escuela para señoritas Al Rawabi, es una de estas series de bullying, relaciones en la secundaria y poco más. Sin embargo, esta serie en particular destaca por lugar en que suceden los acontecimientos, puesto que, al ser un país árabe, el tipo de bullying, así como los problemas que surgen por ello, y la forma en que pueden responder es completamente distinta a cómo suele hacerse en general, aunque algunas pequeñas cosas nunca cambia. 

 

La trama

La prestigiosa Escuela para señoritas Al Rawabi es una institución en un país árabe, con sus normas correspondientes al país, que se encarga de formar a las chicas para seguir sus estudios sin abandonar las creencias, costumbres y tradiciones del país. Dentro de esta, tenemos al igual que en cualquier otro lugar del mundo, a la paria, es decir, la chica que es intimidada de alguna u otra forma, y las chicas malas que parecen no tener nada mejor que hacer. 

Estas chicas molestan a Mariam constantemente, a tal grado que le provocan varios problemas de autoestima y depresión, razón por la cual ella contempla la idea de ir a psicólogos o psiquiatras y medicarse, lo cual es muy mal visto en este lugar. Ante todo esto, ella busca ayuda en profesores, directores, padres, pero todos ellos, o no le dan importancia, o se ponen en su contra, ya sea porque no le creen, o porque simplemente no les interesa.

Al verse sin ninguna esperanza en este sentido, comienza a idear su venganza. Durante toda la serie vemos como sus planes llevan a mal o buen camino, algunos fracasan y otros funcionan, pero, al final consigue lo que quería, y poco más.

 

El poder

La mayor razón por la cual Mariam no recibe ayuda de la dirección de la escuela, se debe a que su abusadora tiene influencias, siendo hija de alguien importante a quien la directora no piensa hacer molestar por un asunto así. Esto es algo que suele ocurrir en todo el mundo, hay personas que pueden hacer mucho daño a otros y salir libres por su dinero, contactos, estatus, o todo lo anterior. 

Además de la directora, las demás chicas de la escuela, ya sea por sentirse intimidadas, o por querer recibir un favor, apoyan en todo momento a Layan, lo que provoca que nadie le crea a Mariam, señalándola como la mala, al punto en que ni su propia madre le cree. Con esto nos queda claro la razón por la cual Mariam no tuvo más opción que obtener justicia por su propia mano, sabiendo que la alternativa era mantenerse con la cabeza agachada y seguir recibiendo el maltrato. 

escuela para señoritas al rawabi

La venganza

Aquí es donde entra el contexto de árabe, puesto que “las tres venganzas”, pueden llegar a parecer para muchos como algo muy simple, y a la vez exagerado, ya algo tan sencillo como una selfie no es tomado como algo malo en otras partes del mundo, pero, en ese país, puede ser el fin de la vida de una chica, y la deshonra de toda su familia.

Tenemos a una de las chicas castigada por estar en una fiesta, mediantes golpes que le dejan el ojo morado. Hasta cierto punto esto puede llegar a entenderse, pues siempre hay familias demasiado conservadoras que tienen este tipo de actitud, sin ningún tipo de reparo en castigar con violencia, sin embargo, en este contexto no ocurre porque la familia sea particularmente de una u otra forma, sino porque es lo común, lo normal en este país.

Es por esto que las otras dos chicas huyen inmediatamente, no es tanto porque las regañen, sino porque saben que recibirán los mismos golpes, o incluso peores. En medio de esto ocurre algo muy interesante, y es que tenemos a una de las pocas amigas de Mariam volviéndose amiga de las “chicas malas”, solo por el hecho de que la ayudaron a evitar el castigo, como si eso las volviera buenas personas.

 

La selfie

Una cuestión que no se llega a entender del todo si desconoces la cultura de este país, y más específicamente de su religión, es la razón por la cual los padres se molestan tanto con la chica que le envía una foto con el cabello suelto a un chico. Podemos pensar “ni que fuera un nude”, o algo por el estilo, pero, lo cierto es que las mujeres que llevan su cabello eternamente cubierto no es por moda, ni mucho menos un tipo de accesorio.

Esto ocurre porque su religión dicta que el cabello de la mujer es algo personal, como un seno o el trasero, cosa que solo puede ver el esposo de la practicante de esa religión. El hecho de que se tomara una foto con el cabello suelto, es casi lo mismo que si se hubiera tomado un nude, y al estar la fotografía rondando por todo internet, su “reputación”, y la de su familia quedan “manchadas”, “deshonradas”, por lo que sus familiares, furiosos, buscan desquitarse con ella. 

 

El asesinato de honor

He aquí la parte más controversial, pues si bien no es nada nuevo el acto machista de que un familiar se moleste al enterarse de que la chica en cuestión ya no es virgen, queriendo hacer pagar al hombre que “la deshonró”, si parece demasiado el que el hermano llegue con un arma y dispare a uno de los dos, sin que nos digan quien recibió el disparo.

La explicación del porqué de esto, así como a quién le disparó el hermano se responde una sola cosa: El asesinato de honor. Esto se refiere a cuando una mujer “deshonra” a su familia al tener relaciones antes del matrimonio, honor que según sus tradiciones solo puede ser restaurado si alguien de la familia asesina a la mujer “pecadora”.

Con esto nos queda claro que la intención del hermano era asesinar a Layan, ya sea que se haya arrepentido al final o no.