Outlander, los viajes en el tiempo y el romance histórico

OutlanderOutlander  

Los dramas históricos no suelen ser el tipo de trama con suficiente público e interés como para mantener una exitosa serie de 6 temporadas, con otras dos en camino. Pero, en este caso, a la serie de Starz, Outlander, le fue increíblemente bien gracias a la combinación de acción, romance y fantasía.

Siendo una adaptación de los 8 libros de Diana Gabaldon, y que aún no se encuentra finalizada, Outlander cuenta con una ambientación muy realista en cuanto a la parte de historia, aunque sin llegar a ser fiel a la historia real, por supuesto, así como el uso moderado y perfecto de fantasía para que no le reste al drama histórico, y claro, la acción de las guerras, las constantes luchas por territorio, junto a las viejas costumbres que hoy en día consideramos barbáricas. 

Claire

La historia se centra en Claire Randall, que por cierto en esta historia los apellidos importan bastante. Ella es una enfermera en la segunda guerra mundial, la cual decide celebrar con su esposo una segunda luna de miel, en Escocia, apenas acaba la guerra, en 1946. 

Su esposo, Frank Randall, es un historiador con un ancestro importante, un capitán del ejército inglés del siglo XVIII, participante de la guerra contra los Jacobitas, el cual tiene el mismo nombre que él. Ambos esposos llegan a Escocia cerca de la celebración de Samhain, que es una versión más antigua y pagana del Halloween. 

En esta noche, se cuenta que el velo entre varios planos y mundos se cae, dando paso a todo tipo de sucesos sobrenaturales. Claire y Frank aprovechan la oportunidad de ver “en primera fila”, la realización de un ritual pagano en esta fecha especial. Hasta aquí todo bien, hasta que Claire vuelve luego del amanecer al mismo punto del ritual, en un círculo de rocas gigantes, sintiéndose atraída por alguna extraña razón hacía una de las rocas centrales, cae desmayada luego de tocarlas.

En este momento, Claire viaja 200 años en el pasado, completamente desorientada y muy confundida al encontrarse rodeada por personas con vestimentas antiguas, disparando por doquier. Al principio su parte racional le intenta hacer creer que está en medio de una recreación de guerra, pero rápidamente se deshace de esta idea al notar que las armas son reales. 

Por obra del destino, o más bien del guion, la primera persona a la que se encuentra Claire es a Frank Randall, el antepasado de su esposo, que se ve exactamente igual a él. A partir de aquí se va dando cuenta de la posibilidad de que en verdad se encuentre en otra época, pero es imposible para ella preguntar el año sin quedar como una loca, así que prefiere esperar la oportunidad. 

A partir de aquí todo se complica para Claire, el hombre que se parece a su esposo es un sádico que intenta abusar de ella cuando la conoce, quienes la salvan la ven como un objeto, y su único valor con el cual salvarse a sí misma y ganarse un lugar, son sus conocimientos médicos del siglo 20, así como su habilidad de cirugía obtenida en la guerra. Ella ahora debe no solo adaptarse al siglo XVIII, sino sobrevivir a una futura y muy pronta guerra, demostrar que es digna de confianza para sus “benefactores”, y sobre todo, buscar el camino de regreso a su época y vida matrimonial.

Outlander

Escocia

Uno de los grandes atractivos de esta serie son sus hermosos paisajes, que retratan perfectamente el esplendor de la tierra escocesa. De la misma forma, la serie muestra muy bien a los extras y personajes secundarios como verdaderos escoceses de antaño, con todas sus costumbres, con su forma de ser y actual, que le terminan por dar vida a esta producción, haciendo sentir al espectador como si fuera parte de todo esto.

Los viajes en el tiempo

Este es uno de los tipos de viajes en el tiempo menos complicados de la ficción, o al menos, durante la primera temporada. En esta ocasión, se nos muestra la posibilidad como algo sencillo. Claire toca las piedras, y eso es todo, sin embargo, conforme avanza la historia nos damos cuenta de que se necesita mucho más que eso para realizar otros viajes.

De hecho, tenemos una escena donde nos revelan que otra viajera estuvo recolectando información sobre estas piedras místicas, con la intención de ir 200 años atrás, a resolver los problemas de guerra. 

Las leyendas

Más que tratarse de simple magia, o de la fantasía, Outlander se basa en las eternas leyendas de Escocia. Tenemos historias sobre brujas, que aun en esa época eran quemadas, la creencia puede ser perjudicial, como decir afirmar que los demonios son la causa de las enfermedades, y muchas otras.

Al final lo interesante es ver cómo se mezcla cada cosa necesaria, para poder llevar a la pantalla chica a cada temporada sin perder calidad.